No se fíe de su pequeño tamaño, el electrolizador Chloé muestra su potencia al conocer sus características.

Funciona por electrólisis de la sal que previamente se ha agregado al agua de la piscina. Desinfecta con eficacia sin olores, sin productos químicos y es respetuoso con la piel.

Funciona desde 3,2 g/L de sal en el agua y existen 4 versiones para piscinas de 25 a 115 m3. Chloé se distingue por sus diferentes modos de funcionamiento (automático, hibernación o cloración de choque) y su panel de control intuitivo, pero, de manera especial, por su célula de titanio autolimpiante por inversión de polaridad.

Su mantenimiento es un juego de niños gracias a sus diferentes sensores. Estos permiten parar la electrólisis si la tasa de sal o el caudal de agua son demasiado bajos, protegiendo así la célula.

Por otra parte, Poolex ofrece un módulo de detección automática de cubiertas, para limitar de manera automática la producción de cloro cuando la piscina está cerrada.

Ventajas:

  • - Desinfección natural sin agregar productos químicos
  • Célula para autolimpieza de larga vida
  • Baja salinidad 3,2 g/L
  • Sensor de cauda incluido
  • 3 modos de funcionamiento
  • Alarma de nivel de salinidad superior e inferior
  • Su célula de recambio se comercializa al por menor

Garantías:

  • Cajetín + célula: 3 años
Modelo Chloe CL10 Chloe CL15 Chloe CL20 Chloe CL30
Volumen de la piscina (m3) 35 50 75 115
Producción g/h 10 15 20 30
Conexión 50mm
Salinidad 3.2 a 4ppm
Protección IP64
Detección automática de cubiertas Si
Autolimpieza Automática por inversión de polaridad
Alarmas Contenido de sal demasiado alto / bajo, caudal de agua insuficiente
Orientación de la célula Horizontal
Medidas del cajetín (mm) 230x360x145
Medidas de la célula con empalmes (mm) 400x120
Modos Automático / Hibernación / Cloración de choque

Principio de funcionamiento

La desinfección por electrólisis es un proceso químico que permite transformar la sal del agua en agente desinfectante (iones de hipoclorito). Este hipoclorito se vuelve a convertir en sal cuando entra en contacto con compuestos orgánicos (bacterias, células) o con la luz, renovándose así el ciclo y pasando de nuevo por el electrolizador.


Célula de electrolísis

La célula de electrolísis Chloé está compuesta por placas de titanio tratadas con rutenio. Este tratamiento de superficie permite limitar la suciedad y se refuerza con un sistema de limpieza automática por inversión de polaridad.

Sensor de caudal

El electrolizador Chloé dispone de un sensor de caudal (flow switch) y de un sistema de detección de tasa de salinidad. Estos dos elementos combinados permiten adaptar con facilidad y seguridad la producción de cloro y garantizar a la célula una larga vida útil.

Modo cloración de choque

Cuando es necesario un uso intensivo puntual. Cuando hay un incidente que afecta a la higiene de su piscina. El modo SuperChlore permite aumentar durante 24 horas la producción de cloro al 100 % para tratar de manera puntual su piscina.

Garantía 3 anos

Cajetín + célula: 3 años